El dolor en las extremidades abarca todo tipo de molestia muscular y articular que afecte los brazos, manos y partes inferiores como piernas (muslo, rodilla, pie), los cuales pueden provocar un efecto restrictivo en la calidad de vida.

Los casos más comunes se dan por infecciones agudas que se acompañan de fiebre y dolores de cabeza.

Cuando son por enfermedades como una gripe donde inicia el dolor del cuerpo, es una indicación de que la infección se  ha extendido por todo el cuerpo y los mecanismos de defensa son bajos.

Cuando los dolores solo se dan a una extremidad, son señal de trastornos en la circulación sanguínea.

¿Por qué llega el dolor a mis pies?

Los dolores en las extremidades inferiores, se vincula directamente con los nervios femorales y la médula espinal.

Cuando estas partes se dañan gravemente es cuando ocurren lesiones o intervenciones quirúrgicas pero una de las grandes razones que las personas no consideran ni piensan que afectan son las comprensiones por calzados apretados.

Por eso siempre repetimos que es un muy importante utilizar zapatos adecuadas y en algunos casos plantillas ortopédicas personalizadas para evitar incomodidades al caminar o hacer ejercicios.

Un accidente provocado por malos movimientos o uso inadecuado de calzado ya no solo va a provocar un pequeño “ay tengo dolor en mis pies”, puede llegar hasta fracturas.

¿Cuáles son las soluciones para el dolor en los pies?

Si el dolor en los pies no pasa a más que dolores leves, hay soluciones caseras para evitar el desarrollo del mismo.

  • Preferiblemente lavarse los pies con agua tibia. Al agua se puede agregar jengibre, aceite de romero, esencia de menta o cualquier producto que ayude a masajear los pies para que la circulación de la sangre sea mejor.
  • Zapatos a medida (con plantillas ortopédicas de ser necesario).
  • Peso balanceado. Si el cuerpo pesa mucho, toda la presión va a las piernas y pies afectando el balance.
  • Estira las piernas y ejerce presión en la punta de los pies por unos cuantos segundo, luego descansar y hacer repeticiones.
  • Otro ejercicio es flexionar los dedos en forma de garra como si fueras a agarrar algo  de hecho tomar el objeto como una pelota y tratar de sostenerlo el mayor tiempo posible entre el pie.
  • A la hora de dormir, que los pies queden más elevados que las rodillas.Puedes ayudarte de tu almohada favorita y sobre todo la más cómoda.
  • Cada vez que llegues a tu casa luego de una larga jornada no hagas contacto inmediato con pisos helados, porque causará una molestia inmediata a tus pies.

Estos trucos caseros son fáciles de realizar para reducir el dolor en los pies así que, anímate ya que te relajas y al mismo tiempo evitas daños severos en tu cuerpo.