Para muchas personas, usar tacones les brinda una apariencia esbelta y elegante, además de que el cuerpo se ve unos centímetros más alto para resaltar los atributos físicos.

Pero, el mal uso de tacones frecuentemente, puede desarrollar algunas enfermedades y lesiones siendo el dolor uno de los síntomas inmediatos y principales.

De todas nuestras partes, las piernas son las que tienen que soportar el peso de nuestro cuerpo dificultando el sistema circulatorio.

Al apoyar el pie sin ningún tipo de calzado, la parte delantera soporta el 43% pero en cambio, si elevamos los pies con tacones el peso que queda en la parte de adelante ahora sería de 75%.

Otra articulación que también se ve afectada por usar tacones son las rodillas porque la tensión que se le añade a los músculos situados en la parte posterior de la pierna, producen la flexión de dicha articulación.

No estamos diciendo que elimine completamente los tacones de su vestuario porque la verdad es que tampoco es conveniente no darle elevación al pie del todo. Lo ideal es que el peso se distribuya en 50% metatarso y 50% calcáneo.

El mal uso de tacones, puede lesionar tobillos, dedos, columna vertebral y rodillas.

Usar tacones por algunas horas de vez en cuando no es riesgoso para la salud pero lo recomendable es no usar calzado de más de 4 centímetros.

Otras consecuencias del mal uso de tacones

Artrosis de rodilla

Por el mismo peso que cae en las rodillas, provoca un desgaste del cartílago articular e inflamación crónica.

Aunque suele darse como una consecuencia natural al envejecimiento, se puede sufrir en edades tempranas por el mismo uso del tacón.

Callos

Aunque los callos no causan mucho dolor, estéticamente nadie quisiera tenerlos además que agrietan y resecan los pies.

Estos se identifican por crearse como capas de piel endurecidas en la planta del pie.

Deformidad en los dedos

Especialmente si usa zapatos de tacón cerrado, puede transformar los dedos a “martillo”, en el cual estos se van encorvando hacia arriba.

Fascitis plantar

Al usar tacones por muchas horas pueden condicionar a la fascitis plantar. Esta es una inflamación entre los tendones encargados de sostener los huesos inferiores del pie y talón.

Juanetes

Con los zapatos altos y estrechos, el dedo gordo del pie ejerce más presión con el material del calzado y provoca los famosos juanetes, que hacen que ese dedo gordo se desvíe hacia adentro e incluso comenzar a posicionarse encima de otro dedo.

A diferencia de los callos, estos sí pueden causar muchísima incomodidad y dolor intenso.

Neuroma de Morton

Al comprimir los nervios plantares se dificulta el ritmo sanguíneo y hace que los pies se inflamen.

Entre sus efectos tenemos el dolor, hormigueo y ardor.

  • Para conocer más a fondo sobre este Neuroma y cómo tratarlo haga clic aquí.

Várices

De todos los tacones, en que ejerce más presión son los “tacón de aguja”, afectando la circulación, dando lugar a várices que son doloras, más oscuras que las venas normales y notables a simple vista.

Recomendaciones por si es fan de los tacones

  • Ejercite sus pies con una pelota.
  • Si desea modificar la altura del tacón, no debe ser un cambio brusco. Hay que disminuir los centímetros de sus zapatos de manera progresiva y que no sienta el cambio tan rápido de elevación a superficies planas.
  • Usar almohadilla/plantilla para que reducir el impacto del pie con el zapato cada vez que camine.

Ahora que conoce todos estos datos ¿cree que es momento de modificar la rutina en el uso de sus zapatos altos?