Cuando compra zapatos, generalmente necesita irse acoplando a ellos hasta sentirse cómodo, pues de la misma forma funcionan las plantillas ortopédicas ya que pueden alterar aún más la forma de caminar.

Al colocarlas en los pies y realizar actividades, vamos sudando por lo que las plantillas también necesitan de cuidados tanto para que perduren así como mantener siempre una buena higiene.

¿Cómo cuidar mis plantillas?

  • Lo ideal es lavar las plantillas mínimo 1 vez por semana o cada vez que entrene, con un paño o toallita húmeda. .
  • Sin importar su material, no es recomendable mojarlas demasiado porque la espuma o  tela son muy frágiles al agua.
  • Déjalas secar en un ambiente árido pero que no le dé el sol directo, sobre todo en épocas de mayor calor ni  acercarlo a instrumentos que lo irradien.
  • Cada vez que cambie de calzado, debe colocar las plantillas con cuidado para que el tipo de zapato no modifique la estructura y tampoco cause lesiones en los pies como ampollas.
  • Si las plantillas quedaron atoradas en alguno de sus zapatos, que no le gane la pereza y busque como sacarlos para secarlos con una toalla y ventilarlos, eliminando así la humedad retenida.
  • En caso de que su plantilla no sea de silicona, evite usar productos a base de ese material, ya que estos tipos de jabones pueden dañar sus plantillas.
  • No los introduzca en ninguna lavadora o máquina para secas a menos que se lo recomiende la empresa/fabricante de las plantillas.
  • Puede comprar productos con propiedades antisépticas, fungicidas, antibacterianas y desinfectadas.

Otros consejos en los cuidados básicos para tus plantillas ortopédicas

Estas son algunas formas extras para proteger tus plantillas ortopédicas.

Existen protectores entre los más conocidos, los anillos de gel y parches elásticos, que puede colocar a los lados o parte de atrás del pie.

Sí, existen desodorantes para los pies, así que si tiene uno y va a hacer algún deporte use el desodorante para evitar dolores o afectar la estructura de la plantilla.

Que sus zapatos sean lo suficientemente anchos para que la plantilla se adecue a la distribución de la plataforma y presión.

Presionar aún más el pie con medias, protege a la plantillas y sus pies del exterior.

Dependiendo del uso y desgaste de la plantilla, se debe reemplazar (dependiendo de su disponibilidad), como mínimo cada 3 meses o máximo cada 9 meses. La plantilla no se ajusta a la primera, debe usarse de forma progresiva e incrementar su uso gradualmente hasta que le resulten cómodas.

Con estos cuidados básicos para tus plantillas ortopédicas, las mantendrás en buen estado para brindarle los cuidados necesarios.

¡Si usted protege a sus plantillas, ellas también lo cuidarán!