En el último blog hablábamos sobre lo que puede provocar hongos y mal olor en los pies. Una de sus consecuencias es tener pie de atleta por eso, hoy queremos dedicar el tema a este mal en específico.

La gran causa

El pie de atleta se produce cuando un hongo prolifera sobre la piel de los pies especialmente en la planta y espacio entre los dedos, el cual puede incrementar si sabe que transpira mucho y mantiene los pies húmedos en calzados cerrados.

¿Cómo lo puedo contraer?

Generalmente la infección se puede obtener por andar por pisar descalzo en áreas húmedas y contaminadas.

Ahora, aunque se tenga contacto con el hongo, no es suficiente para desarrollarlo.

Se necesitan las condiciones de calor y humedad para que crezcan.

Personas con sudoración excesiva, VIH, diabéticos y con psoriasis tienen mayor riesgo.

Mucho cuidado si hace ejercicio

¿Sabía que es de gran riesgo usar demasiado tenis?

Este tipo de calzado tiene las condiciones perfectas para que los hongos crezcan.

¿Frecuenta gimnasios y clubs? Pues le contamos que son sitios con poca exposición al Sol y frecuentados por muchas personas.

Síntomas del pie de atleta

Los síntomas comienzan con picazón/irritación entre los pies con casos de agrietamientos y caída de piel (como pellejitos).

¡Hay casos donde se expande hasta en las manos!

La inflamación en el pie casi no se presenta a menos que sea severa con la aparición de ampollas rojas y si tiene lesiones, las bacterias pueden infectarse y causar celulitis o erisipela (afecta a la piel y al tejido subcutáneo, en especial de la cara, y se caracteriza por la aparición de placas rojas y brillantes y la presencia de fiebre).

Prevención del pie de atleta

No hay inmunidad ante el hongo, aunque este se trate, puede volver a aparecer, por tanto, hay que tomar medidas para no volver a padecerlo.

 

  • Mezcle dos litros de agua con medio litro de vinagre.
  • Unte yogurt natural en los dedos y luego solamente enjuague.
  • Revuelva diente de ajo, aceite de almendras y llantén (planta herbácea natural). Una vez aplicado, cubrir la zona con algún material de algodón. Pasada una hora, lave cuidadosamente con agua tibia.
  • Para otra mezcla te traemos dos opciones: agua caliente con dos cucharadas de sal o con bicarbonato de sodio.
  • Otras mezclas pueden ser: agua/jengibre, ajo o cebolla picada/miel de abeja, aceite de romero/aceite de oliva.

Medicamentos: Si desea utilizar productos más químicos, busque pomadas antifúngicas como la clotrimazol.

Le puede interesar:

usar plantillas ortopédicas
Sin categoría

¿Cuándo es el momento ideal para usar plantillas ortopédicas?

Es conocido que las plantillas...
Cuidados básicos para tus plantillas ortopédicas
Sin categoría

Cuidados básicos para tus plantillas ortopédicas

Cuando compra zapatos, general...
función de las plantillas ortopédicas
Sin categoría

¿Cuál es la función de las plantillas ortopédicas?

La plantilla ortopédica es un ...